Top
 

Masticar chicle después de comer ¿Qué debemos saber?

masticar-chicle-despues-comer
26 Oct

Masticar chicle después de comer ¿Qué debemos saber?

¿Es bueno masticar chicle después de comer? Seguro que has visto más de un anuncio en televisión que lo asegura pero, por otro lado, el mito de que los chicles pueden dañar la dentadura sigue latente entre muchos personas. Te explicamos cuáles son realmente los efectos de masticar chicle en tu organismo. Por supuesto, sin azúcar. En la actualidad son los más vendidos, y no es de extrañar porque permiten disfrutar de todo su sabor y beneficios sin los efectos negativos que puede representar el consumo continuado de un producto azucarado.

Evitar la caries al masticar chicle

¿Por qué es recomendable masticar un chicle después de comer? El ritmo de vida actual hace que muchas veces comamos fuera de casa y no tengamos la opción de limpiarnos los dientes al acabar. Si tenemos en cuenta que la ingesta de alimentos estimula la aparición de ácidos y, por lo tanto, de bacterias en la boca, el peligro de caries es evidente.

Tomar un chicle al finalizar la comida incrementa la producción de saliva, con lo que se reduce el nivel de acidez. Por lo tanto, el riesgo de que las bacterias ataquen el esmalte de los dientes también disminuye proporcionalmente.

En otras palabras, un chicle después de la comida – si no podemos cepillarnos los dientes correctamente – nos ayuda a luchar contra las caries.

Otros efectos

De todos modos, los efectos beneficiosos del chicle sobre el organismo van más allá de la protección de los dientes.

Ya hemos dicho que su masticación estimula la producción de saliva, y no podemos que ésta es un elemento clave para favorecer la digestión.

Si digerimos mejor los alimentos, se reduce de manera importante el riesgo de acidez, un problema digestivo habitual que acaba siendo muy incómodo para quienes lo padecen.

Igualmente, hay que tener en cuenta que los chicles sin azúcar contienen una elevada proporción de fenilalanina, una sustancia con propiedades laxantes que estimula el movimiento de los intestinos. Por lo tanto, si consumimos chicles sin excesos podemos conseguir efectos beneficiosos en nuestro sistema digestivo.

¿Estás a dieta? En este caso, los chicles también pueden ayudarte. Masticar uno de cuando en cuando puede ayudar a ‘engañar’ el cerebro para que lo perciba como la acción de comer y, de esta manera, reducir la sensación de hambre. Sin duda, es una buena opción para, al menos, reducir la ansiedad que produce el hecho de seguir un régimen de adelgazamiento.

Un consejo final: masticar un chicle puede hacer que traguemos aire, que va al estómago. Esto se convierte en un problema si padecemos de gases, ya que puede multiplicarlos. Por lo tanto, es importante que controlemos el consumo de chicles en este caso.

Sin Comentarios

Publicar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies