Top
 

Dientes de leche: ¿Debemos forzar su caída?

Dientes de leche después de caer
19 Abr

Dientes de leche: ¿Debemos forzar su caída?

Los dientes de leche son esas primeras piezas dentales que serán reemplazadas por unas definitivas durante la infancia. Los dientes de leche, por lo tanto, no son fijos e irán cayendo con más o menos facilidad o molestias. En la Clínica Dental Such somos expertos en Odontopediatría, por lo que nos encargamos del cuidado bucal en la infancia y adolescencia.

Siempre recomendamos a nuestros pacientes que acudan a nuestra consulta cuando erupcione el primer diente, porque de este modo podremos asesoraros sobre el cuidado de estas primeras piezas y cómo evitar molestias y dolores. Hoy te hablaremos de algo opuesto a la erupción de esos dientes de leche, hablaremos de su caída y de cómo tratarla, ¿Conviene forzar aquellas piezas que se están moviendo? Sigue leyendo para averiguarlo. Recuerda que aunque son piezas no definitivas no debemos descuidarlas.

Dientes de leche: cuándo y cómo deben caer

Los dientes de leche se caen de forma natural. Es un proceso normal por el cual luego se generarán las piezas definitivas. Lo habitual es que se empiece con este proceso en torno a los 5 o 6 años. Existe un componente genético que puede condicionar esta edad, ya que si les han salido muy pronto también podrían caerles antes. De ese modo las 20 piezas temporales que tienen los niños irán cayendo poco a poco, hasta completarse en torno a los 9 o 10 años.

Es un proceso natural y lo ideal es dejar que siga ese curso natural sin forzar su caída. No se recomienda tratar de acelerar de forma precipita la caída de los dientes de leche de hecho esto podría ser incluso perjudicial para la salud bucodental de nuestros hijos. Existen muchas razones por las que no deberíamos acelerar y forzar la caída de los dientes, tan solo se deberían mover con la lengua:

  • Introducir las manos en la cavidad oral puede generar infecciones, pues estamos también introduciendo bacterias que tenemos en nuestras manos. Esto puede generar infecciones.
  • Los movimientos con la lengua son mucho más suaves que con las manos. Si queremos comprobar si un diente se mueve o no lo ideal es que sea el propio niño el que lo haga con la lengua, de este modo el movimiento será menos brusco.
  • Se produce un menor sangrado cuando dejamos que los dientes se caigan de forma natural, ya que es un proceso totalmente normal y ya ha ido madurando para caer sin ser arrancado de golpe. La sangre en exceso es un indicativo de que esa pieza todavía no estaba preparada para caer.
  • La encía podría dañarse e impedir que los dientes definitivos salgan bien alineados.

Dientes de leche: cómo cuidarlos

Puede que te estés preguntando ¿qué puedes hacer? Si no debes tocarlos y moverlos para forzar su caída. Lo ideal es vigilar esas piezas que están a punto de caer. Debemos comprobar que la encía está en perfecto estado y que no existe ninguna infección, caries o problema. En estos casos sí que podría requerirse su extracción pero siempre por parte de profesionales.

Los dientes de leche pueden tardar hasta 2 meses en caer desde que comienzan a moverse. Esto es algo totalmente normal y no debe preocuparnos. Algo que sí debemos consultar con un especialista, es la erupción de una pieza sin que haya caído. En esta ocasión se pueden formar dos filas que si que requieren de intervención por parte del odontólogo pediatra.

Recuerda que en la Clínica Dental Such siempre estamos dispuestos a asesorarte sobre tu salud bucal y la de tu familia. No dudes en consultarnos tus dudas o sugerencias, te asesoraremos sin compromiso.

Sin Comentarios

Publicar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies