963 525 650 | 963 222 818
Top
 

Template NOticia Blog – No editar

29 Ene

Halitosis: alimentación para combatir el mal aliento

La halitosis es un problema bucal que ocasiona mal aliento y también puede ir acompañado de sequedad bucal. En la Clínica Dental Such realizamos diagnósticos de halitosis y tratamientos. El mal aliento es ocasionado, normalmente, por la presencia de miles de bacterias que producen en nuestra boca compuestos sulfurados que son los causantes del mal aliento. Además de la limpieza bucal eficaz y constante existen muchos alimentos y trucos que nos pueden ayudar a combatir el mal aliento.

La alimentación es la clave de una buena salud bucal

Somos lo que comemos. Nuestra alimentación influye de forma muy directa en nuestro organismo y nuestra salud. La salud bucal no es una excepción y también se ve influida por nuestra alimentación. Una dieta variada y rica en vitaminas beneficiará también nuestra salud bucodental. Así, por ejemplo, existen algunos alimentos que pueden manchar nuestros dientes u otros que nos ayudan a tener unas piezas dentales más fuertes y blancas.

Descubre también los hábitos nocivos que dañan tus dientes. Hoy nos centraremos en la parte de la alimentación que influye en el aliento y la halitosis. Hablaremos tanto desde el punto de vista de los alimentos a evitar como de aquellos que deberías incluir de inmediato en tu dieta.

Halitosis: alimentos que producen mal aliento

Muchos alimentos contribuyen a generar más fácilmente esas bacterias que luego se descomponen en sulfurados y generan mal aliento. Si tienes un problema de halitosis te aconsejamos que evites estos alimentos:

  • Alimentos ácidos como el ajo, la cebolla o los quesos azules o muy fuertes. Son ricos en dichos compuestos sulfurados y se expelen cuando respiramos. Trata de evitarlos a toda costa, especialmente en crudo.
  • Los alimentos que producen sequedad bucal. Algunos alimentos que ingerimos nos dejan una sensación de boca seca que puede aumentar la halitosis. Son, por ejemplo, el tabaco y el alcohol, dos grandes enemigos de nuestra salud bucal.
  • Las dietas bajas en hidratos de carbono. Una dieta sana y sobre todo equilibrada es la clave de una buena salud. Trata de incluir todos los alimentos necesarios en tu dieta. Un exceso de proteínas frente a una carencia de hidratados de carbono producirá cetosis que se manifestará en nuestro aliento.

En resumen, evita el ajo y la cebolla y todos aquellos alimentos que produzcan un cambio en las condiciones de tu boca. Apuesta por una dieta variada y equilibrada.

Halitosis: alimentos beneficiosos

Existen también muchos otros alimentos que son muy buenos para combatir el mal aliento. Estos serían nuestros grandes aliados y podemos por tanto abusar de ellos. Además tu salud en general te lo agradecerá.

  • Los lácteos. Especialmente los yogures sin azúcar nos proporcionan una fuente rica en probióticos para reducir el compuesto sulfurado. También son ricos en vitaminas D que son beneficiosas.
  • Las frutas y verduras. Rica en vitamina C como el brócoli o los pimientos que frenan el desarrollo de las bacterias.
  • Para paliar la sequedad bucal apuesta por ingerir agua.

Además un buen truco para combatir la halitosis es la ingesta de chicles. Si estos chicles son de clorofila te generarán buen aliento y estimularan la producción de saliva. Algunas hierbas y especias como la albahaca, el cilantro o el perejil también son buenos. Incorpóralos en tus comidas para luchar contra la halitosis.

Recuerda que en la Clínica Dental Such de Valencia siempre estamos a tu disposición para ayudarte en lo que necesites. No dudes en consultarnos tus dudas o problemas de salud bucal.

5 Ene

Radiografías: ¿Para qué y por qué son necesarias en odontología?

Las radiografías son avances en medicina  que facilitan nuestra vida. Actualmente en la Clínica Dental Such contamos con los últimos avances en odontología para ofrecerles a nuestros pacientes el mejor servicio. Los servicios de radiología, por ejemplo, son muy demandados en nuestra clínica dental. Hoy te explicaremos por qué y para qué es necesaria una radiografía en odontología.

¿Qué nos ofrece una radiografía?

Gracias a las radiografías podemos ver el interior de nuestro cuerpo. En odontología nos permite un escáner del interior de nuestra boca. Con ella podemos ver nuestros dientes desde la raíz, incluso cuando todavía no están fuera.

La radiografía es totalmente segura para quien la realiza. Tan solo se desaconseja su realización en pacientes en estado de gestación, ya que podría dañar el feto. En el resto de los casos su realización puede prevenir muchos problemas de salud bucal.

¿Para qué son necesarias las radiografías?

Con una radiografía al ver el interior de nuestra boca podemos prevenir. Como siempre indicamos en la prevención se encuentra la clave de todo tratamiento. En el caso de las radiografías están especialmente pensadas para la odontopediatría y los tratamientos de ortodoncia.

Con una radiografía podemos ver los dientes antes de que nazcan. Gracias a ella podemos comprobar si existen problemas de dientes supernumerarios. En estos casos hay piezas dentarias detrás de las piezas principales, que las empujarán deformando la sonrisa por completo.

Además también son esenciales en la cirugía oral. Gracias a las radiografías podemos detectar tumores o bultos. Desde la Clínica Dental Such somos especialistas en cirugía oral para extirpar tumores o quistes. De forma que se puede necesitar una radiografía para realizar cualquiera de estas intervenciones de forma más eficaz:

  • Lesiones y defectos en la boca
  • Maxilares y cara
  • Extracciones complejas
  • Colocación de implantes
  • Reconstrucción de partes del maxilar
  • Extracción de tumores o quistes
  • Extirpación
  • Dolencias vinculadas en los maxilares

No dudes en contactar con nuestra Clínica Dental para cualquier problema o pregunta. Siempre estaremos encantados en resolver tus dudas sin ningún compromiso. Recuerda que la prevención es esencial para tu salud.

11 Dic

Las caries dentales en la infancia, un problema con fácil solución

La infancia es una época de evolución y cambios constantes en nuestro cuerpo. También suele ser una etapa en la que nuestra alimentación está más cargada de azúcares y alimentos que dañan nuestra salud bucal. Y también normalmente de una menor higiene o una higiene poco concienzuda. Hoy en la Clínica Dental Such te hablaremos de las caries dentales y su incidencia entre los más jóvenes.

¿Por qué los niños tienen caries?

La alimentación suele ser el principal factor que determina las caries en la infancia. Un consumo muy elevado de azúcar puede dañar los dientes de los más pequeños. Esto unido al hecho de que normalmente realizan un mal cepillado, resulta una combinación ideal para albergar un gran número de caries en la cavidad bucal de los más pequeños. Los últimos estudios en materia de salud bucal infantil determinan que el 85% de los menores de 12 años tienen caries por una mala higiene bucal.

¿Debo preocuparme si las caries son en los dientes de leche?

La respuesta es un rotundo sí. Muchas personas piensan que las caries en los dientes de leche no tienen importancia. Estas piezas serán reemplazadas por otras definitivas. Este pensamiento es el que lleva a muchas familias a no prestarle la suficiente importancia al cepillado y a la higiene dental en la infancia.

Cuando una caries es profunda, en un diente de leche, puede llegar hasta la raíz. Si esto ocurre los dientes fijos también se pueden ver dañados, ya que cuando la raíz está afectada se produce un ascenso de la caries que se trasmitirá al diente definitivo.

¿Cómo podemos prevenir las caries en los niños?

Lo más importante es mantener una buena higiene dental desde la aparición de las primeras piezas, que vayan adquiriendo el cepillado como un hábito diario del que deben ir responsabilizándose a medida que crecen. Al principio, cuando todavía son bebés, conviene realizar la limpieza con paños suaves y extremando el cuidado. Luego cuando comienzan a tener más autonomía podrán ir cepillándose de forma independiente. Recuerda que no hay nada mejor que dar ejemplo.

Por otra parte las visitas al dentista deben volverse obligatorias en cuanto aparecen las primeras piezas dentales. Un control y seguimiento periódico permitirá avistar cualquier indicio de caries u otros problemas dentales. La odontopediatría es muy importante para nosotros.

¿Cómo se trata una caries en la infancia?

En la infancia, y con dientes de leche, el tratamiento de las caries es más sencillo. Normalmente basta con un sellado, o como mucho un empaste. En último caso, cuando la pieza está muy dañada, se recurre a la extracción de la pieza.

Si necesitas más información sobre cualquier tratamiento en la infancia no dudes en ponerte en contacto con nosotros. En la Clínica Dental Such siempre estamos dispuestos a ayudarte.

masticar-chicle-despues-comer
26 Oct

Masticar chicle después de comer ¿Qué debemos saber?

¿Es bueno masticar chicle después de comer? Seguro que has visto más de un anuncio en televisión que lo asegura pero, por otro lado, el mito de que los chicles pueden dañar la dentadura sigue latente entre muchos personas. Te explicamos cuáles son realmente los efectos de masticar chicle en tu organismo. Por supuesto, sin azúcar. En la actualidad son los más vendidos, y no es de extrañar porque permiten disfrutar de todo su sabor y beneficios sin los efectos negativos que puede representar el consumo continuado de un producto azucarado.

Evitar la caries al masticar chicle

¿Por qué es recomendable masticar un chicle después de comer? El ritmo de vida actual hace que muchas veces comamos fuera de casa y no tengamos la opción de limpiarnos los dientes al acabar. Si tenemos en cuenta que la ingesta de alimentos estimula la aparición de ácidos y, por lo tanto, de bacterias en la boca, el peligro de caries es evidente.

Tomar un chicle al finalizar la comida incrementa la producción de saliva, con lo que se reduce el nivel de acidez. Por lo tanto, el riesgo de que las bacterias ataquen el esmalte de los dientes también disminuye proporcionalmente.

En otras palabras, un chicle después de la comida – si no podemos cepillarnos los dientes correctamente – nos ayuda a luchar contra las caries.

Otros efectos

De todos modos, los efectos beneficiosos del chicle sobre el organismo van más allá de la protección de los dientes.

Ya hemos dicho que su masticación estimula la producción de saliva, y no podemos que ésta es un elemento clave para favorecer la digestión.

Si digerimos mejor los alimentos, se reduce de manera importante el riesgo de acidez, un problema digestivo habitual que acaba siendo muy incómodo para quienes lo padecen.

Igualmente, hay que tener en cuenta que los chicles sin azúcar contienen una elevada proporción de fenilalanina, una sustancia con propiedades laxantes que estimula el movimiento de los intestinos. Por lo tanto, si consumimos chicles sin excesos podemos conseguir efectos beneficiosos en nuestro sistema digestivo.

¿Estás a dieta? En este caso, los chicles también pueden ayudarte. Masticar uno de cuando en cuando puede ayudar a ‘engañar’ el cerebro para que lo perciba como la acción de comer y, de esta manera, reducir la sensación de hambre. Sin duda, es una buena opción para, al menos, reducir la ansiedad que produce el hecho de seguir un régimen de adelgazamiento.

Un consejo final: masticar un chicle puede hacer que traguemos aire, que va al estómago. Esto se convierte en un problema si padecemos de gases, ya que puede multiplicarlos. Por lo tanto, es importante que controlemos el consumo de chicles en este caso.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies