963 525 650 | 963 222 818
Top
 

Template NOticia Blog – No editar

30 Sep

Hábitos nocivos: los causantes de los dientes amarillos

Todos queremos lucir una perfecta dentadura de un bonito color blanco, pero no es tan fácil. Los dientes de color amarillo afean nuestra sonrisa y nos crean inseguridad a la hora de relacionarnos con los demás. Si conocemos sus causas, los hábitos que lo causan, podremos evitar este problema de estética dental. Hoy en Clínica Dental Such te damos las claves para lograr esa deseada sonrisa. Toma nota.

La dieta y los hábitos de alimentación

Una de las causas más habituales de que nuestros dientes se vuelvan amarillentos son algunos alimentos y bebidas. Aquellos que ingerimos habitualmente, y que tienen un alto poder pigmentante. El café, el té negro o los refrescos de cola son algunos de los más destacados.

El tabaco, un hábito que amarillea tus dientes

Sin duda, uno de los grandes motivos para que los dientes pierdan su color. Además de causar problemas de salud dental, consigue que el esmalte adquiera un desagradable color amariljlo muy intenso.

Tendencia genética y enfermedades pueden ocasionar manchas amarillas en los dientes

Por mucho que cuidemos nuestra dentadura, la verdad es que el color de nuestros dientes está determinado por nuestra genética. Por lo tanto, no siempre tendremos ese color blanco perfecto que todos deseamos.

Igualmente, algunas enfermedades dentales congénitas y alteraciones de la tiroides pueden condicionar el color de nuestros dientes.

Tratamientos y medicamentos

Medicamentos tan habituales como algunos antibióticos pueden hacer que los dientes tengan un color más amarillento, al igual que el uso de ciertas amalgamas dentales o la realización de una endodoncia.

La edad

El paso del tiempo hace que nuestros dientes se vuelvan más amarillos. La razón es obvia: a medida que envejecemos, los sometemos a condicionantes como la comida, las bebidas o los medicamentos.

La higiene

Mantener una higiene dental escrupulosa es esencial para nuestra salud oral y, por supuesto, también para que podamos lucir una dentadura de un perfecto color blanco. El cepillado diario y el uso de colutorios nos ayudará a mantener nuestra boca libre de bacterias y, por lo tanto, de infecciones que puedan dañar el tono del esmalte dental. De todos modos, es necesario que elijamos productos adecuados para el blanqueamiento. Por supuesto la limpieza bucal anual también contribuye a tener los dientes en mejor estado y color.

Blanquear los dientes

¿Tienes los dientes amarillos y quieres solucionarlo? Sin duda, la mejor opción es que acudas a tu dentista de confianza para que te aplique un tratamiento blanqueador con capacidad terapéutica. Además, el especialista revisará tu dentadura y comprobará que no tienes ninguna patología a tratar para mejorar el aspecto y la salud de tu dentadura.

Puedes completar estos tratamientos profesionales con el uso de dentífricos y productos de higiene dental de efecto blanqueador, aunque es importante que tu dentista te asesore acerca de cuál es el más adecuado.

Olvidar los remedios caseros

Aun hoy en día, muchas personas recurren a trucos caseros. Por ejemplo como el uso de bicarbonato o limón para blanquear los dientes. La verdad es que estos remedios tienen una efectividad reducida y, además, pueden provocar problemas de salud dental. No hay que olvidar que estos productos tienen un alto poder ácido, por lo que frotarlos directamente puede acabar dañando el esmalte del diente.

Recurre a tu dentista de confianza para solucionar los problemas estéticos y de salud de tu dentadura con las mayores garantías de éxito. Recuerda que en la Clínica Dental Such siempre estamos a tu disposición para cualquier consulta sobre tu salud bucodental, nuestros clientes y años de experiencia nos avalan.

26 Sep

Alto índice de problemas dentales en los niños

Aun hoy en día muchos padres piensan que no es necesario preocuparse por la salud dental de sus hijos hasta que tienen los dientes definitivos. Esto hace que los niños tengan muchos más problemas dentales de los que a priori se pueda pensar, especialmente a nivel de caries.

Problemas dentales en niños

Los problemas dentales detectados a niños de hasta 5 años en los centros docentes de la Comunidad Valenciana demuestran que la mitad de los pequeños tiene que visitar una consulta dental por caries y maloclusión dental. Aunque parezca un dato negativo, hay que tener en cuenta que la cifra se ha reducido en el último año.

Estas revisiones se realizan en los niños más pequeños en el propio centro escolar y, además, se centran en la educación para la salud oral. Con la ayuda de los profesores, se les enseña a tener una buena higiene dental y, además, se les realiza enjuagues fluorados para proteger el estado de sus dientes.

La caries infantil

Tener una buena higiene dental desde bebés es esencial para evitar que los niños acaben padeciendo caries en los dientes de leche.

Debemos recordar que los dientes de leche juegan un papel importante en la salud de los dientes definitivos. Es decir, si existe un problema de caries es muy probable que el niño acabe teniendo también caries en sus dientes definitivos. Por esta razón, es importante limpiar las encías del bebé con una gasa húmeda incluso antes de la aparición del primer diente.

También es importante evitar la conocida como caries del biberón. Es decir, la originada porque el niño esté demasiadas horas en contacto con el biberón de leche o bebidas azucaradas para relajarse. Esto ayuda a la proliferación de bacterias que pueden acabar provocando caries.

El cepillado dental debe ser una rutina ya desde la aparición de los primeros dientes. Igualmente, es importante que el niño no consuma azúcares en exceso y que se acostumbre a beber agua.

A medida que los niños se hacen mayores los problemas dentales se multiplican, es necesario mantener el cepillado dental introduciendo una pasta con flúor y mantener una alimentación equilibrada.

Por supuesto, desde pequeños los niños deben realizar al menos 1 vez al año una revisión en la consulta del odontopediatra, para garantizar la ausencia de caries y el buen desarrollo de la estructura oral.

La prevención es la mejor arma para que los niños puedan mantener su salud dental. Los diagnósticos precoces de patología oral , el control de los factores de riesgo y tratamientos como el sellado de fisuras garantizan que los niños crecerán disfrutando de una dentadura en el mejor estado posible. Las revisiones anuales y la una correcta higiene dental también son dos elementos esenciales para el buen desarrollo dental de los más pequeños.

19 Sep

Los refrescos y el cuidado de los dientes

¿A quién no le gustan los refrescos? Estas bebidas tan populares son una tentación para la mayoría de personas, pero la verdad es que pueden representar un problema para la salud dental si se consumen habitualmente.

Si somos conscientes de la cantidad de azúcar y de ácido que contienen las bebidas carbonatadas, podremos tomar las medidas de prevención necesarias para evitar que dañen nuestra dentadura.

No estamos hablando de dejar de consumir por completo refrescos, pero sí que

No significa que tengamos que dejar de consumirlas por completo, pero sí que debemos reducir la cantidad que tomamos y, además, extremar la higiene dental.

Daños en los dientes

Los refrescos carbonatados pueden dañar el esmalte de los dientes y debilitarlo, lo que acaba facilitando la aparición de caries.

Su contenido en grandes cantidades de azúcar, ácidos y gases es perjudicial para la salud dental e, incluso, de todo el organismo. Sus consecuencias son especialmente importantes si se ingieren muy a menudo y, especialmente, en la zona de la boca.

Hay que tener en cuenta que, al beber, la boca es el primer sistema que recibe el líquido del refresco de manera directa y, por lo tanto, concentrada. Por lo tanto, sus efectos dañinos son aun más importantes en los dientes.

Ingredientes de los refrescos

El azúcar de los refrescos está diluido y, en consecuencia, no se engancha directamente en los dientes. De todos modos, sigue siendo igual de dañino para los dientes, ya que alimenta los microorganismos y bacterias. Es decir, hace que los dientes se conviertan en mucho más vulnerables.

Las capas de azúcar acumuladas en la superficie de los dientes son el caldo de cultivo ideal para las bacterias, y la aparición de placa dental y sarro. A esto, hay que añadirle el efecto de otros ingredientes que forman parte de la fórmula de este tipo de bebidas.

Igualmente, el ácido fosfórico que contiene este tipo de bebidas es dañino para el esmalte dental, más teniendo en cuenta que el azúcar ya lo ha debilitado. La combinación de ambos elementos es clave para facilitar el inicio del proceso de caries dental.

¿Un factor negativo más de los refrescos? Los de color más oscuro incluyen un colorante químico que también representa un riesgo para la salud dental.

Prevenir el efecto de los refrescos

Como hemos visto hasta ahora, los refrescos tienen un efecto directo sobre el esmalte dental, que es el principal defensor de la salud de nuestros dientes.

Una buena opción para evitar que los refrescos agredan directamente los dientes es beberlos con pajita, para conseguir que pase directamente al sistema digestivo sin pasar demasiado tiempo en la boca.

Asimismo, podemos minimizar el efecto de estas bebidas en la dentadura adoptando un consejo tan sencillo y funcional como enjuagarnos la boca con agua después de habernos tomado un refresco.

Por supuesto, no vamos a dejar de consumir por completo refrescos carbonatados, pero sí que podemos concienciarnos de la necesidad de extremar nuestra higiene dental. El uso de pasta dental con flúor y de colutorios es indispensable para eliminar las bacterias y microorganismos de nuestra cavidad bucal.

11 Sep

Urgencias dentales

SOLO EN HORARIO LABORAL

Cuidas la salud de tus dientes y visitas a tu dentista con regularidad, pero nadie está a salvo de un problema dental en el momento más inoportuno. Un traumatismo, un dolor punzante y repentino. ¿Qué puedes hacer? Saber cómo actuar ante las urgencias dentales te ayudará a saber reaccionar de manera adecuada y sin perder los nervios ante una situación tan incómoda.

¿Qué hacer ante un dolor de muelas?

Sin duda, es una de las urgencias dentales más habituales. Además, lo más habitual es que el dolor vaya aumentando en algunos momentos y se convierta en especialmente intenso.

La verdad es que puedes hacer poca cosa en una situación así. Se trata de un síntoma habitual de caries, para cuyo tratamiento debes acudir a la consulta de tu dentista. De todos modos, al solicitar visita puedes pedirle que te recomiende analgésicos o antiinflamatorios para mitigar el problema.

Aplicar frio en la zona que te duele y evitar alimentos con temperaturas extremas, duros o demasiado dulces te reducirá las molestias.

Traumatismos dentales

Si sufres un traumatismo que te provoca la pérdida de un diente, no puedes esperar para acudir a urgencias dentales. Ten en cuenta que en estos casos es probable que se produzca una hemorragia importante. Por lo que debes intentar mantener la calma.

Es importante ser conscientes de que un diente entero que se haya caído en estas circunstancias puede ser reimplantado si se actúa rápidamente y se mantiene en buenas condiciones. Recoge el diente y guárdalo en tu boca o en un vaso de leche fría hasta llegar a la consulta y tu dentista valorará si es posible reimplantarlo.

En caso de que solamente se haya fracturado parcialmente, también debes acudir rápidamente a la consulta para que el especialista intente su reconstrucción. Actúa igual con el trozo de diente desprendido e intenta aplicar frío en la zona para evitar que se inflame más de la cuenta.

Urgencias por un abceso

La aparición de un abceso dental se relaciona con una infección en un diente roto, astillado o cariado. La penetración de las bacterias hace que se acabe creando una fístula con pus. Es imprescindible que visites a un dentista para que, además, de curar la infección trate la pieza dañada. De todos modos, al pedir hora el especialista puede empezar por recetarte un antibiótico que baje la infección antes de empezar el tratamiento adecuado.

Daños por la ortodoncia

Los brackets pueden originar heridas, sobre todo porque algún alambre se desprenda y se acabe clavando en los tejidos blandos de la boca. Si te sucede esto, es imprescindible que solicites visita con tu ortodoncista y, mientras, tapes la punta del alambre con una gasa o algodón para evitar que te cause más daños.

Urgencias dentales en el hospital

Si te muerdes la lengua o el labio y empieza a sangrar de manera abundante, es necesario que laves la herida con agua y la presiones con una gasa. Esto debería bastar para que deje de sangrar en unos minutos. Sí no ha dejado de sangrar, lo más probable es que necesites unos puntos de sutura.

Otro caso de urgencias dentales que puede llevarte al hospital es una fractura de mandíbula, fruto de un fuerte traumatismo. En este caso, debes inmovilizar la zona con un pañuelo e irte de inmediato al centro médico.

Si sufres alguno de estos problemas y necesitas atención dental rápida, no dudes en contactar con la Clínica Dental Such . Los profesionales de nuestro centro en Valencia te atenderán ante cualquier urgencia dental en horario laboral. Contacta con nosotros en los teléfonos 963 525 650 y 963 222 818, o en el mail info@clinicadentalsuch.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies