963 525 650 | 963 222 818
Top
 

Template NOticia Blog – No editar

13 Ago

Los padres transmiten el miedo al dentista a sus hijos

MIEDO AL DENTISTA

Desde que nacemos, aprendemos a ver la vida, el mundo que nos rodea a través de los ojos de nuestros padres. Ellos nos enseñan, a través del proceso de la educación, lo que se puede comer y lo que no, que está bien hecho y que no y por supuesto también sus miedos y sus fobias, como tiene que ser, porque el proceso evolutivo así lo ha estipulado ya que suponen peligros en potencia.

Recientemente ha aparecido un artículo basado en un estudio realizado en la revista internacional Journal of Paediatric Dentistry que viene a decir que el miedo al dentista se aprende de nuestros padres. Ellos en el proceso educativo han inculcado, sin querer, nuestro miedo atávico al sillón del dentista. Así que si eres uno de estos asustados pacientes dentales tienes que saber que seguramente no serás el único de tu familia.

Los científicos de la Universidad Carlos III de Madrid, analizaron a 183 niños de entre 7 y 12 años y a sus padres y pudieron constatar que el nivel de miedo entre padres e hijos ante situaciones potencialmente estresantes era prácticamente el mismo.

Este estudio, también explora que rol que desempeñan los padres y las madres en la transmisión del miedo. En este sentido parece que los niños se fijan fundamentalmente en los padres a la hora de decidir si la experiencia de acudir al dentista es potencialmente estresante o no. Este tipo de estudios hay que acogerlo con todas las debidas cautelas, pero siendo así, el padre puede jugar un papel fundamental en la mediando en la transmisión del miedo al dentista entre madre he hijo. La reacción del padre en estos casos es muy importante ya que puede incrementar o disminuir el nivel de estrés que experimentará el niño en estas situaciones.

Pensando en una adecuada atención odontológica, el trabajo con los padres es fundamental ya que los niños como todos sabemos “son esponjas” y absorben como educación las reacciones emocionales de los padres. Sabiendo esto se puede trabajar a través del “contagio emocional” de padres a hijos para bajar los niveles de estrés de los niños en las visitas al dentista.

Si ya no eres un niño, no te preocupes, hay terapias para los casos más graves y si lo tuyo es el típico “miedo al dentista”, procura relajarte ya que cuanto más estresado estés peor reaccionarás al dolor y procura pensar que éste solo existe en el cerebro, o que solo duele el pinchazo o eso dicen 😉. Una confesión: en mi caso particular soy un miedoso empedernido, pero desde que Joan me picha la anestesia no siento ni el pinchazo, palabra de honor.

7 Ago

Preguntas frecuentes a los dentistas

¿Por qué debo restaurar mis dientes?

La pérdida de una parte del diente lo debilita pudiendo causar molestias, dolor u originar una infección de la pulpa dentaria, lamentablemente los dientes no tienen la capacidad de regenerarse. Al romperse un cliente o varios, se rompe el equilibrio que normalmente existe en la boca para masticar adecuadamente. Ello ocasiona, progresivamente, movimientos indeseables de los dientes cercanos y se desencadena un problema mayor que afecta a los tejidos que soportan las piezas dentales, los músculos de la masticación e incluso a la articulación de la mandíbula. Existen muchas técnicas y materiales para restaurar sus piezas dentales y reemplazar los dientes perdidos, logrando excelentes resultados funcionales y estéticos.

 ¿Que causa el mal aliento o halitosis?

Están relacionadas diversas causas.

  • Lesiones de caries dental amplias: cuando las piezas dentales han sido seriamente dañadas por la acción de la placa bacteriana, se forma un ambiente propicio para el desarrollo de microorganismos, la acumulación de restos alimentarios, toxinas, fluidos gingivales, etc. que pueden generar halitosis.
  • Enfermedad de encías (enfermedad gingival o periodontal): En ciertos casos, se puede deber a la presencia de bolsas periodontales, que son espacios que se forman entre la raíz y el cuello de alguna o varias piezas dentales.
  • Acúmulo de sarro o tártaro: El sarro es una sustancia dura que se fija a la superficie de los dientes y que está formado por bacterias que se calcifican por acción de los minerales de la saliva.
  • Problemas del aparato digestivo o respiratorio: En pocos casos, la halitosis puede deberse a este motivo.
  • Depósitos en la lengua: Sobre la lengua se acumulan restos alimentarios, y microorganismos que pueden causar el mal olor característico.

¿Como puedo prevenir las patologías bucales?

  • Consultas periódicas: Es fundamental visitar al profesional por lo menos una vez al año. Así podemos detectar e interceptar cualquier anomalía o patología y solucionarla lo antes posible.
  • Higiene bucal: Es importantísima la correcta higiene de los dientes y lengua, el profesional le indicará las técnicas de cepillado, uso del hilo dental y colutorios diarios.
  • Aplicaciones de flúor: El flúor es nuestro aliado a la hora de combatir la placa bacteriana además de reforzar el esmalte dentario. Las aplicaciones de flúor en las piezas dentales se realizan en nuestras consultas
  • Selladores: Los utilizamos para prevenir caries de fosas y fisuras que generalmente existen en la superficie de los molares y premolares.
  • Placas de descanso y protectores bucales: Son elementos muy fáciles de usar hechas de resinas o siliconas que sirven para proteger los dientes y hueso en caso de deportes de contacto como Rugbi, boxeo, hockey, polo, etc. También los indicamos en caso de problemas de bruxismo (apretamiento dentario) o patologías de la ATM (Articulación de la mandíbula)
29 Jul

Cual es la diferencia entre un dentista y un ortodoncista

La ortodoncia y la odontología son dos campos íntimamente relacionados, ambos ayudan a los pacientes a lograr y mantener una sonrisa bella y saludable a lo largo de sus vidas. Pero los ortodoncistas y los dentistas son dos tipos diferentes de especialistas, cada uno con una función distinta para ayudar a mantener una sonrisa saludable.

Entonces, ¿cuál es exactamente la diferencia entre ortodoncistas y dentistas?

Esperamos que a través de este artículo que os entregamos queden un poco más claras.

Dentistas: mantenimiento de la salud bucal e higiene

Un dentista es un profesional de la salud bucal dedicado a prevenir las caries dentales y mantener tu boca y dientes limpios, saludables y fuertes. Los dentistas se centran en el importante trabajo de la higiene oral, ayudan a enseñar a los pacientes las medidas de higiene preventivas clave y también realizan limpiezas profundas de los dientes y la boca. Los dentistas también combaten las caries con empastes, realizan procedimientos como conductos radiculares y trabajan para diagnosticar, tratar y prevenir la enfermedad periodontal (de las encías). El enfoque de un dentista es la limpieza y la salud: combaten las bacterias y otras enfermedades que amenazan los dientes y las encías.

Ortodoncistas: alineando los dientes para una mejor sonrisa

Los ortodoncistas, por otro lado, tienen una función ligeramente diferente. En lugar de trabajar principalmente para mantener los dientes limpios, los ortodoncistas utilizan herramientas y prácticas tecnológicas avanzadas para mover y realinear los dientes, lo que ayuda a crear una sonrisa más recta, más bella y más saludable. Los ortodoncistas utilizan elementos como aparatos ortopédicos e Invisalign para realizar cambios duraderos y permanentes en la alineación de los dientes, las mandíbulas y, a veces, toda la estructura facial, creando una mordida y una sonrisa más estéticas y de mejor funcionamiento. Estas técnicas requieren escuelas adicionales y certificaciones que la mayoría de los dentistas no tienen

Entonces, ¿a qué doctor debes ir?

La respuesta es que depende. Si estás sufriendo de dolor de muelas, tienes una caries o deseas una limpieza dental, necesitas un dentista. Si no estás satisfecho con la apariencia o la función de tu sonrisa o mordida, necesitas un ortodoncista, y si ese es el caso, estamos aquí para ayudarte. Tenemos años de experiencia ayudando a pacientes a lograr sonrisas más bonitas y sanas y nos sentiremos honrados de tenerte como nuestro próximo paciente si aún no lo eres Si deseas saber cómo el tratamiento de ortodoncia puede reinventar tu sonrisa, te recomendamos que contactes con nosotros en nuestra página de contacto o utilices nuestro sencillo formulario en línea para programar una cita en una de nuestras oficinas. Esperamos ayudarte a lograr una sonrisa más saludable y bonita con un tratamiento de ortodoncia.

 

19 Jul

Consejos para una buena higiene bucal

Una buena higiene bucal es la mejor forma de prevenir posibles complicaciones. Por eso, queremos resolver tus dudas sobre la limpieza de tu boca. Es el momento de tener una sonrisa perfecta.
¿CUÁNDO CEPILLARSE?
Un mínimo de dos veces al día durante dos minutos para mantener una dentadura sana. Cepillarse correctamente los dientes tiene un doble objetivo. En primer lugar, eliminar la placa o biofilm dental que se forma sobre la superficie y en segundo lugar aplicar principios activos que pueden tener un efecto remineralizador de los tejidos dentales (como el esmalte o la (dentina), desensibilizante (disminuyendo los poros de la superficie dental) o antiséptico (ayudando a disminuir el número de bacterias).
¿CÓMO ELEGIR UN BUEN CEPILLO?
El dentista y el higienista dental son los mejores aliados en la selección del cepillo ideal. Los cepillos deben tener un tamaño adecuado, Los filamentos deberán ser blandos y redondeados para no dañar dientes y encías. En general, al final del cepillado debes notar una sensación placentera. Si el cepillo no ofrece esa sensación, probablemente el cepillo no tiene una buena calidad.
(EI Cepillo Eléctrico, como la mejor opción, porque elimina hasta 2 veces más placa que un cepillo manual normal. Además, su tecnología de limpieza oscila, pulsa y rodea cada diente logrando un cepillado profundo y minucioso. Te proporcionará una sensación de limpieza profesional, sin moverte de casa)
¿COMO CEPILLARSE?
De forma suave, con una presión no excesiva por todas las caras de los dientes (las caras exteriores, las caras triturantes y las caras interiores, de acceso más difícil especialmente en los dientes inferiores) y durante un mínimo de dos minutos.
¿PORQUE CEPILLAR LA LENGUA Y LAS ENCÍAS?
La limpieza del margen de contacto de la encía con el diente requiere una atención especial para mantener las encías sanas. Las encías no deben sangrar al cepillar esta zona como signo de su salud. En caso de sangrado (gingivitis) es necesario acudir al dentista o al higienista dental para valorar el problema existente. La lengua es una superficie altamente colonizada por bacterias que pueden recolonizar las superficies dentales una vez limpias. Su cepillado reduce la cantidad de bacterias en la boca, mejora la capacidad gustativa y disminuye la halitosis (mal aliento).
¿CÓMO UTILIZAR EL HILO DENTAL?
El hilo dental debe frotar la superficie interdental y, limpiar el punto de contacto entre los dientes. Para ello debemos adaptar el hilo sobre la superficie La recomendación general es cambiar de cepillo con los dedos —tanto por la parte de la mejilla como por la parte de la lengua—, utilizando una pequeña porción y realizando movimientos de vaivén evitando dañar la encía. No se recomienda su uso en niños.
¿CADA CUÁNTO CAMBIAR EL CEPILLO MANUAL O LOS RECAMBIOS DEL ELECTRICO?
La recomendación general es cambiar de cepillo o de cabezal cada de tres meses. Sin embargo, hay personas que realizan una excesiva presión sobre el cepillo y provocan el aplastamiento de los filamentos por lo que deberían cambiarlo antes. Un cepillo en malas condiciones no limpia perfectamente y puede causar un daño tanto al diente (desgaste) como a la encía (recesión). Algunos cepillos tienen filamentos que cambian de color al utilizarse y nos avisan de la necesidad de un nuevo recambio del cepillo o cabezal. Actualmente, ya existen cepillos eléctricos con sensor de presión que evitan un uso inadecuado y protegen nuestras encías y dientes sin riesgo
¿CÓMO HAY QUE CUIDAR LA BOCA DURANTE EL EMBARAZO?
Las embarazadas tienen un mayor riesgo de sufrir caries por la mayor ingesta entre horas de dulces. Además, son propensas a la inflamación de las encías por los cambios hormonales. En caso de vómito por nauseas de forma repetida conviene no cepillar los dientes inmediatamente después, sino esperar cerca de media hora para evitar la erosión de su superficie. Si es conveniente enjuagarse con un colutorio (enjuague) con flúor inmediatamente después.
¿CADA CUÁNTO HAY QUE ACUDIR AL DENTISTA?
Desde los dos años de edad y hasta la finalización del recambio dental se recomienda, de forma general, una revisión semestral. Los adultos deberían ser revisados de forma anual, incluso los pacientes desdentados para el control del estado de sus prótesis y encías. Dependiendo de las necesidades de cada persona el dentista o la higienista fijará la pauta adecuada individualizada que puede variar a lo largo de la vida en función de los riesgos existentes y de la higiene oral personal

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies